Friday, March 18, 2011

¿Radio Marti? ¿Radio Rebelde o Radio Obama?

http://4.bp.blogspot.com/-Zfd_nBTpsg0/TYOjt7OrA0I/AAAAAAAACOU/a7I9lIFJew0/s1600/TV%2BMart%25C3%25AD%2Blogo.jpg

Cuando Jorge Mas Canosa apoyó, creó y promovió Radio y Tv Marti, lo hizo con una gran ilusión....
Llevar mensajes de Libertad y Democracia para los cubanos en la isla.
Radio y Tv Marti ha tenido sus altas y sus bajas.
Hoy, esta en su peor momento.

Elementos que apoyan y coquetean con el régimen, se han dedicado a cambiar el mensaje de Radio y Tv Marti.

Los mensajes que le llegan al pueblo de Cuba, para nada tienen que ver con la democracia ni con enseñar o promover los derechos humanos que es lo que le interesa al pueblo de Cuba; mas bien le interesan al régimen y a sus componedores de bateas.

¡BOCHORNOSO!...horrible y falto de respeto para aquellos que han sido fusilados en el mismo lugar que con bombo y platillo, anuncia y promueve Radio Marti.

¡LA CABAÑA!
Precisamente ...La Cabaña ! Lugar tenebroso donde fueron masacrados, fusilados y torturados los cubanos que se resistieron al régimen. La Cabaña donde resonaron los gritos de ¡Viva Cristo Rey!
Y hay que tener estomago para sentarse a disfrutar de las exquisitas comidas, que según cuenta Radio y Tv Marti, un lugar para disfrutar y saborear la cocina cubana.
A esos promotores de las delicias cubanas........del origen que sean:
¡Shame on You!

La Cabaña que en la Cuba futura o cuando se escriba la historia de las atrocidades del régimen, sera un Monumento Simbólico , como lo es el Muro de los Lamentos.


Pero para no ahondar en el tema les dejo con un fragmento de lo que promueve Radio y TV Marti.
“”Cuba como destino culinario “
“”EcoArts tours ofrece visitar organopónicosy granjas, clases de cocina y una estancia en Cayo Coco.
En un país que importa más del 80 por ciento de los alimentos que consume, los turistas de EEUU podrán degustar sopas, ensaladas, raíces, tamales y caviar de berenjena en el restaurante vegetariano El Bambú, del Jardín Botánico Nacional y otros platos cubanos en el restaurante Los Doce Apóstoles de la Fortaleza Morro Cabaña.


Y que me perdonen los cubanos que trabajan para Radio y Tv Marti........
Que me perdonen los que apoyan esta nueva era de Radio y Tv Marti...
Que me perdonen los indolentes........
¡Pero...ustedes......no tienen perdón ¡
Ni lo tiene esta Administración ni los que promueven “el perdón y el olvido”

¿ES RADIO REBELDE O RADIO OBAMA?

¡OJO CONGRESISTAS CUBANOAMERICANOS!

Yo le digo..¡NO A ESTA RADIO Y TV MARTI DE HOY!
--------------------------------------------------------------------------

¿QUÉ PASA EN RADIO Y TV MARTÍ? UNA OPINIÓN PERSONAL QUE LEVANTARÁ RONCHAS.

  Por Iliana Curra

Resulta que, echando una mirada a la página web de Radio y TV Martí, nos encontramos con casos como el que pude postear en mi blog (abajo) donde se nota una cierta propaganda a la Cuba castrista. Las encuestas que ponen también, son a veces, ingenuas o sutiles, más allá del motivo por el cual pudiera interpretarse de una forma u otra.


Y es que, revisando un poco la historia de quienes allí laboran, se puede comprobar que se encuentra alguien que fue web master de Casa de Las Américas, Isabel Espronceda. quien además se ha destacado como realizadora de videos, entre los cuales logró presentar uno en un número de la revista Casa de Las Américas dedicado a Miguel Bonasso, un ex montonero argentino perteneciente a la organización guerrillera de ese país sudaméricano.

Casa de Las Américas, como todo el mundo conoce, fue fundada en 1959 por la castrista Haydee Santamaría y en estos momentos la preside otro castrista, Roberto Fernández Retamar. La misma da espacio a intelectuales latinoamericanos de fuerte tendencia izquierdista, así como a cubanos que han defendido la dictadura comunista implantada desde 1959 por la fuerza y mantenida por la represión.

Personajes que han trabajado en ella, así como en su revista y otros tantos proyectos de videos y películas, han pertenecido a la élite llamada intelectual y sus acólitos ideológicos que han profesado el comunismo como su ideología permanente hasta tanto logran cruzar las 90 millas y adentrarse en lugares claves del gobierno norteamericano de donde pudieran hacer su labor de zapa a favor del régimen.

¿Este es uno de esos casos? Nadie lo sabe.

¿Se creó Radio y TV Martí para esto? Claro que no. Radio y TV Martí responde al gobierno norteamericano, pero se debe a un exilio cubano que logró imponerlo a base de esfuerzo y tesón, cabildeando y haciendo lo mejor que pudo para que los cubanos en la isla tuvieran voz, para que la información que entrara al pueblo cubano fuera la verdad y no la propaganda sutil que ahora se nota a favor de un sistema caduco, represivo y cobarde.

Para eso hubo un Jorge Mas Canosa que luchó junto al exilio para que este proyecto se lograra de todas todas. Cambiar la línea de Radio y TV Martí sería algo que los cubanos del exilio no podemos permitir, y no lo permitiremos. Jorge Mas Canosa no está ahora, pero estamos nosotros.

Españoles por el mundo:: "No se os puede dejar solos"

 Los que vivieron en dictadura y comunismo:
"No se os puede dejar solos"............





 CUBA ES UNA DICTADURA Y VOSOTROS LA APAÑAIS

SHAME ON YOU

PROHIBIDO OLVIDAR

La infamia del programa "Españoles por el mundo: HABANA"

  por Zoé Valdés


En Un cubano en Canarias,  podrán leer la carta de protesta que fue enviada por Joel, y la  respuesta que recibió. No entiendo, ya desde el título, por qué escriben  Habana, si es La Habana. Y el programa es verdaderamente la vergüenza  más absoluta, la humillación insoportable, lo jamás imaginado. Es como  si en épocas de Franco se hubiera hecho un programa parecido sobre  España.

La cantidad de disparates que se dice en este programa resulta  inaguantable. En primer lugar el Centro Gallego se hizo con dinero de  los cubanos y de los inmigrantes, no de los inmigrantes solamente, el  Capitolio no es más o menos igual que el de Washington, es más  alto y majestuoso, porque así lo quisieron los cubanos. Y por ahí  p’allá, el nivel de este documental es para pedir una indemnización.

No se pierdan a la bailarina catalana tratando de bailar guaguancó,  toda perdida de la cintura para abajo, y embarajando con la cabeza,  alborotando aire con los pelos… Y claro, ya vemos, todo en familia (con  el Grupo Síntesis), incluído el Goya, que no es de ella, es de su  suegro… Y claro, su marido es “su mulatico”. ¡Dice, óiganlo bien, que en  España los niños no juegan en las calles!

Por supuesto, no existe nada de lo que hicieron los americanos, y lo  que hicieron los presidentes cubanos, sobre todo Fulgencio Batista.

El chiste del delfín de la otra gilipollas da asco. Y la estupidez de  Perogurría al decir que Juanita Mateo puso a las cubanas más bonitas es  de salir corriendo. Las cubanas nunca necesitaron de una gallega para  ser bonitas. Las cubanas fueron vestidas por Christian Dior, por favor,  se peinaban en el El Encanto y en cientos de peluquerías más, y le daban  punta y raya a las españolas, a las francesas, y a muchas más en estilo  y buen ver.

Y la otra, todavía más gilipollas, dice que había un gran glamour al  lado de una gran “probeza”, no sabe ni hablar. Y claro, el cubanito con  el que se casó, la dejó en eso y se quedó en Madrid. Y que había un piso  de Lansky, o sea de la mafia, bueno, ahora está la mafia española, los  terroristas de ETA, y el Opus Dei, apoderados de esos hoteles que eran  de los trabajadores. Porque el Habana Hilton se hizo con el dinero de  los trabajadores, y ese hotel constituiría su retiro porque ellos eran  dueños. Así que ese hotel se lo quitaron a los trabajadores cubanos. Eso  lo sabe hasta el gato.

No se pierdan a la mulata como subraya que la educación y la salud  son gratis, para la mierda que hay como salud y como educación, que no  son gratis, porque los estudiantes deben trabajar luego gratis para el  estado.

No se pierdan la arena de Varadero, la han cagado toda. de Aquella arena que era como talco ahora es como tortas de harina.

¿Para qué hablar de la cena con langosta en la antigua casa de Al  Capone acompañados de una canción de Carlos Puebla dedicada a Fidel  Castro?

Verdaderamente asqueante. Esto es un programa pagado por el castrismo:


CARTA A LA OFICINA DE ATENCION AL ESPECTADOR DE TVE:

Quiero  manifestar mi mas profundo rechazo a la emisión del programa "Españoles  por el mundo:HABANA" anoche 15 de marzo del 2011, estoy de acuerdo en  que el programa capta la vida de españoles a lo largo del planeta pero  el hecho de hacerlo realizando concesiones a una dictadura totalitaria  como la castristas no puede ser motivo de un reportaje tan ofensivo para  los cubanos o españoles que sabemos que hay realmente detrás del telón


Se  ha mostrado la vida opulenta y burguesa de la que disfrutan españoles  que trabajan en empresas españolas en asociación con la dictadura, en  algunos casos trabajan directamente para la dictadura, sin embargo sus  niveles de vida están muy por encima, casi de manera estratosferica y  obscena de la realidad del cubano de a pie que no puede ni en sueños  aspirar a llegar al nivel de estas personas extranjeras pues la misma  ley de la dictadura se lo impide.


Exijo  como ciudadano español y cubano unas disculpas publicas por parte de  TVE a todos aquellos que se han sentido ofendidos, y sobretodo disculpas  al pueblo cubano por habersele obviado deliberadamente mientras los  protagonistas comían langostas, paseaban en yates o nadaban entre  delfines al son de una canción dedicada al CHE.

Un cordial saludo,  

Joel Rodriguez Riveron

Reinerio Ramirez Pereira dijo...

AQUI LES DEJO UN REMIX QUE HICE DEL  PRIMER PERSONAJE APARECIDO EN EL PROGRAMA, TENGO PENSADO HACER MAS  VIDEOS RESUMENES SI PUEDO AGUANTAR LAS GANAS DE VOMITAR AL VERLOS. 




 ASCO DE GILLIPOLLA, EL TIO

PROHIBIDO OLVIDAR

¿Quedan dos? No quedan dos.....Falta Armando Sosa Fortuni y once millones de cubanos.

La liberación de los hombres que fueron encarcelados por La Primavera Negra ya han sido excarcelados, faltan dos, que posiblemente salgan en estos días; pero falta un hombre que lo ha dado todo por Cuba, Armando Sosa Fortuni.

Falta el millón de cubanos que componen la ciudadanía cubana y que están atados de pies, manos y libertad.

Aquí no acaba la cosa...¡NO!

Con la liberación de estos prisioneros no empieza la libertad, sigue el sistema en su mas brutal y cruel represión.

¿Acaso a muchos se les ha olvidado el pueblo de Cuba, en su totalidad ?

Acaso nos hemos olvidado del apartheid interno que sufre nuestro pueblo , de las violaciones de derechos humanos y toda la secuela que esto trae.
Celebremos la libertad de los 75, pero no olvidemos que todo sigue igual. No olvidemos a nuestros muertos y fusilados, no olvidemos a las victimas del Remolcador 13 de Marzo, tampoco a los ahogados en su intento de libertad, mucho menos a los Hermanos al Rescate que muchas vidas salvaron en el estrecho de la Florida.

La Patria es de todos, no de un grupo en particular.
La patria tiene las cuatro estaciones del año, muerte, dolor y sacrificio.
Aquí no termina la cosa; ahora es que debemos aunar fuerzas y gritar ¡Basta Ya!


Wednesday, March 16, 2011

Armando Sosa Fortuni, 70 años de edad, 16 en prisión política, se muere de vejez y enfermedad. Levanta tu voz por él.

MENSAJE DE ANTUNEZ


Cuando Armando Sosa

entro en Cuba, lo hizo por liberar al pueblo de Cuba, A TODOS........no a unos pocos.

Todos por la libertad de Armando Sosa Fortuni



PROHIBIDO OLVIDAR

Tuesday, March 15, 2011

URGENTE, URGENTE!!!!!

RECIBIDO POR APUNTES DE UNA PERIODISTA DESDE TWITTER:


# Jorge Luis Garcia antunezcuba:

 
Situación de Armando Sosa Fortuni, enfermo, casi 70 años de edad,16 preso y 30 de sanción. Libertad inmediata para este preso político
¿Quién es éste prisionero, ignorado? Armando Sosa. 

Sosa y otros seis cubanos residentes en Estados Unidos pertenecientes a la organización anticastrista PUND desembarcaron en el pedraplén que une a la ciudad costera de Caibarién con el cayo Santa María, al norte de la provincia de Villa Clara.
Sosa, junto al resto del grupo, fue arrestado el 15 de octubre de 1994 y condenado a 30 años de cárcel bajo el cargo de "otros actos contra la Seguridad del Estado".
Durante los 16 años que lleva encarcelado ha transitado por varias cárceles de la isla. En la actualidad está internado en la Prisión Kilo 7 en la provincia de Camagüey. No tiene familia en Cuba y los datos más recientes indican que en esta última prisión era visitado por el matrimonio Meivis Mulen Díaz y su esposa Madelin Avila Cruz.
Las autoridades carcelarias le cancelaron esas visitas y le informaron que sólo su hermana Dalia, una anciana que vive en Estados Unidos, puede visitarlo.

 
Armando Sosa Fortuni fue de los primeros en infiltrarse cuando la Invasion de Bahia de Cochinos.

Esta es la segunda condena de Armando Sosa.
Ex preso politico que  fue excarcelado y ya en el exilio regreso a Cuba en un team de infiltración.



PROHIBIDO OLVIDAR

Entrevista con el Padre Conrado

Monday, March 14, 2011

El Exilio Cubano frente a los dialogueros

Ex presa política Iliana Curra, Sergio , Goicolea, Joel  junto a varios exiliados cubanos frente a los dialogueros y fanfarrones del régimen.



 LOS CHIVATIENTES CASTRISTAS CANTANDO EL HIMNO NACIONAL



PROHIBIDO OLVIDAR

Gracias a los chivatientes por el video.....nos ahorraron el trabajo.

EL ULTIMO FUSILADO: Lorenzo Enrique Copello Castillo,

 Desde Baracutey Cubano


Hija de Lorenzo Enrique Copello Castillo, uno de los tres jóvenes negros  que fueron fusilados en el 2003, a raiz de la Primavera Negra, por  querer irse del país en una lancha. La joven lo denuncia en Cuba  Independiente y Democrática.








Un testimonio de las últimas horas de Lorenzo Enrique Copello, el último fusilado del castrismo.

Por RICARDO GONZÁLEZ ALFONSO, La Habana

Convivir   en un calabozo con un condenado a muerte es intrincarse en el  laberinto  de una vida ajena, que comienza a pertenecernos, a dolernos.
Lorenzo Enrique Copello, fusilado el 11 de abril de 2003.
Cuando   abrieron la puerta de la celda tapiada y vi por primera vez a Lorenzo   Enrique Copello Castillo, no imaginé que lo fusilarían en una semana,   tras uno de esos juicios sumarísimos de la primavera de 2003.
Lorenzo   era un negro de treinta y tantos años, de buen aspecto, que caminaba   cojo por la golpiza que le propinaron cuando lo arrestaron en el Puerto   del Mariel, al oeste de La Habana. Los zapatos negros y sin cordones   tenían marcas de salitre, y sus ojos reflejaban la extenuación de los   náufragos, de esos que aún huelen a mar.
Nos saludó con una sonrisa   doble: la de sus labios y la de sus ojos. Se acostó, y al instante   dormía con la inmovilidad de los difuntos.
Mis compañeros de celda   —el chino, un joven acusado de vender drogas, y un muchacho condenado   por asesinato e involucrado en un tráfico de emigrantes— nos sentimos   desilusionados. Nos sabíamos de memoria nuestras respectivas historias o   leyendas y esperábamos del recién llegado una de estreno. En los   calabozos de Villa Marista, sede nacional de la Seguridad del Estado, no   hay espacio para caminar; y la única opción, entre interrogatorio e   interrogatorio, es conversar sobre cualquier tema, para no pensar.
Por   la mañana, descubrimos que Lorenzo era un criollazo. Nos relató, como   quien cuenta una película, que a medianoche abordó con varios amigos y   amigas la lancha Baraguá, una de esas que cruzan con pasajeros la bahía   habanera. El grupo de piratas debutantes llevaba oculto en sus  mochilas  recipientes con combustible; y, además, contaban con un  arsenal de  desconsuelo: un revólver y un cuchillo. Lorenzo apoyaba su  narración con  mímica teatral. "Llegué hasta la cabina y disparé dos  veces. Una contra  la proa y otra al mar. Entonces grité: '¡Esto se  jodió, nos vamos pa'  Miami!'".
Al principio todo resultó a pedir de  sueños. Entre los  pasajeros habían dos extranjeras —magníficas piezas  de cambio—  acompañadas por un par de Rastafaris. En total, tenían una  treintena de  rehenes. La Bahía de La Habana quedaba atrás, y la  embarcación se  adentraba en el anchísimo Estrecho de la Florida.
Lorenzo  cerró los  ojos para disfrutar mejor de sus palabras. "Oigan, ya nos  veíamos en las  costas de Cayo Hueso enseñando unos carteles que  habíamos hecho con  frases contra el comunismo, para que los americanos  nos dieran asilo  político". Lorenzo sonrió, como un chiquillo que  recuerda una travesura.  Al abrir los ojos, despertó de su aventura  onírica. Su expresión se  transformó en la de un adulto en peligro.
Nos  contó, siempre  auxiliándose con su gestualidad criolla, cómo el mar  —un mar histérico—  cambió de humor repentinamente. Imaginé las olas  como cascadas  continuas, la lancha a la deriva, a merced de ascensos y  descensos  bruscos y constantes. Vi en el rostro del negro el terror que  sintieron  aquellos cachorros de mar —secuestradores y rehenes— al  saber que en esa  situación de espanto se había agotado el combustible,  incluido el de  reserva.
Un guardacostas cubano se aproximó. A través  de un megáfono  uno de los guardafronteras los conminó a entregarse.  "Pero nosotros, de  eso nada. Respondí a gritos que teníamos a dos  extranjeras. Que nos  dieran combustible o la cosa iba a terminar mal".
Llegaron  a un  acuerdo. El guardacostas remolcaría a la Baraguá hasta el Puerto  del  Mariel. Allí le proporcionarían lo necesario para llegar a Estados   Unidos, a cambio de que no lastimaran a los rehenes.
Lorenzo intentó   esgrimir una sonrisa de consuelo, pero, errático, emitió un suspiro   triste. "Era una trampa. Muy cerca del muelle, un hombre rana del   Ministerio del Interior le hizo una seña a las extranjeras para que se   lanzaran al agua. Una de ellas se tiró. Traté de impedir que la otra   hiciera lo mismo, pero un pasajero —después supe que era un militar   vestido de civil— me empujó, caí al mar y perdí el arma. Varios hombres   ranas me atraparon. En el agua comenzaron a golpearme. Continuaron en  el  muelle. Mis compañeros también estaban dominados".
"La cosa fue grande. Vino hasta Fidel. Nos dijo que si nos hubiéramos ido, dentro de unos años hubiéramos querido regresar".
Lorenzo   movió la cabeza seguro de su negativa. "¡Qué va! Yo hubiera hecho como   mi padre, que se pasó la mitad de la vida preso; pero en el 80, cuando   lo del Mariel, se fue a Estados Unidos, se cambió el nombre, estudió y   se hizo ingeniero. Sí, yo iba a hacer lo mismo. Después reclamaría a   Muñe, mi mujer actual; y a Rorro, mi hija, que es del primer   matrimonio".
Muñe —apócope de muñeca— vendía pizzas en su casa.   Lorenzo la describía como una Venus de Milo, pero con brazos, cálida y   cándida. Al hablar de Muñe la expresión del negro se asemejaba a la de   un amante primerizo.
Pero ella, como Rorro, desconocía que Lorenzo   vivía dos existencias paralelas, y que con esa doble vida recorría su   laberinto personal. Él era una moneda que giraba por el aire a cara o   cruz, a mal o bien.
Lorenzo trabajaba días alternos como custodio de   una policlínica del municipio de Centro Habana. Allí su actitud era   ejemplar, nos aseguró. Mas sus días libres eran libertinos. Se dedicaba   al proxenetismo y a la estafa. Esta la ejercía a veces a través de   juegos de azar; otras, como "guía" de turistas inexpertos.
"Una vez   —nos relató entusiasmado— viajé a Pinar del Río con un francés. ÁQué   vida! El lo pagaba todo: un apartamento que alquiló, bebida de la buena y   a las mejores jineteras. Allá conoció a una temba y se quedó con ella.   No sé qué le vio. El francés era un buen hombre. Yo siempre me porté   bien con él. Aunque era muy confiado, jamás me aproveché de eso". Nos   miró con picardía y añadió: "¡Pero a otros…!".
En una ocasión Lorenzo   me dijo: "Ricardo, qué lástima que te dio por la política. Con tu  pinta  y facilidad de palabras, serías un estafador de primera".
También   nos hablaba de Rorro. Una linda adolescente que sabía valerse por sí   misma. "Es como yo, pero honrada". El sobrenombre surgió cuando era una   bebé, pues la madre y Lorenzo le cantaban para dormirla: "A rorro mi   niña, a rorro mi amor". La muchacha estudiaba la enseñanza media en   Miramar, un reparto de la antigua —y actual— clase alta. "Papi, allá los   autos son cómicos, la gente se viste cómico, las casas son cómicas. En   fin, Miramar es una comedia".
El día que a Lorenzo le entregaron la   petición fiscal, le dijo al guardia que servía la comida: "Échame más,   ¡qué soy un pena de muerte!". Y se rió. Pero un rato después nos miró   serio y comentó en voz baja, casi consigo: "quién lo hubiera dicho, ¡yo   deseando una sanción de 30 años!".
Lorenzo regresó del juicio muy   optimista. "Mi abogado dijo que cómo se iba a pedir sangre, si no se   derramó una gota de sangre". Y repetía a cada rato estas palabras, con   el fervor que un moribundo invoca a Dios.
También nos comentó:   "Ustedes no me van a creer, pero sentí más miedo cuando en el juicio vi   el vídeo de la lancha subiendo y bajando en aquel mar furioso, que   cuando yo estaba allí mismito, jugándome la vida".
Esa noche nos   llevaron a una oficina. A los cuatro por separado. Cuando llegó mi   turno, un capitán me explicó que aunque a Lorenzo le pedían la pena de   muerte, eso no significaba que lo fusilarían. "Pero —puntualizó el   oficial— algunos condenados a la pena capital se desesperan y se   suicidan por gusto, pues la sanción no es ratificada por el Tribunal   Supremo o por el Consejo de Estado".
Con este argumento solicitó mi   cooperación para impedir —dado el caso— que Lorenzo atentara contra su   vida. Accedí. Después me enteré que a mis otros dos compañeros de celda   le pidieron lo mismo. Nunca supe que le dijeron a Lorenzo.
Desde entonces la ventanilla de la puerta tapiada la mantuvieron abierta; y afuera, un policía permaneció de guardia.
Al   otro día por la tarde vinieron a buscar a Lorenzo. Regresó muy   contento. "La Seguridad del Estado trajo en un auto a Rorro, a la mamá   de ella y a mi madre. Me dijeron que el director del policlínico le iba a   escribir al Consejo de Estado hablándole de mi buena actitud laboral".   Al rato vinieron de nuevo por él.
Ya a solas , el Chino, el otro   muchacho y yo comentamos que esa visita era la despedida final. La   policía política —y la otra— no acostumbra a traer a nuestros familiares   para que nos visiten. Estábamos equivocados. No era la última   despedida, sino la penúltima.
Lorenzo retornó feliz. Dos oficiales   fueron a buscar a Muñe y había tenido una visita con ella. A discreción,   mis compañeros de celda y yo nos miramos consternados. Comprendimos  que  Lorenzo sería ejecutado próximamente.
Aquella tarde la comida  fue  diferente a la habitual: medio pollo, arroz con moros, ensalada,  vianda,  postre y refresco. Lorenzo sospechó. "¿Medio pollo para cada  uno?". El  guardián lo tranquilizó argumentando que habían traído tantos  pollos que  no cabían en las neveras, y a todos los detenidos les  estaban sirviendo  la misma ración. Lorenzo le creyó —o simuló creerle—:  era su última  cena.
Horas después, Lorenzo sintió un dolor en el  pecho. Avisé al  guardia. Se lo llevaron inmediatamente a la posta  médica. Regresó al  rato. Nos aseguró que se sentía mejor después que lo  inyectaron. Estaba  soñoliento. Obviamente lo drogaron. Transcurridos  unos minutos, dormía  otra vez con la inmovilidad de los difuntos.  Recordé la noche que lo  conocí. Apenas —y a penas— había pasado una  semana.
Sería medianoche  cuando abrieron la puerta. En el pasillo vi  a seis guardias. Uno entró y  despertó a Lorenzo. Se levantó aturdido.  Se calzó con torpeza sus  zapatos sin cordones. Me miró como  preguntándome: "¿Qué ocurre?". Se lo  expliqué con una mirada. Le di una  palmada en el hombro, y lo vi partir a  la muerte.






1 Comments:


         At 7:13 PM,         Anonymous ombre said...      
Qué también reclame justicia de los esbirros que firmaron la  infame carta apoyando el fusilamiento de los tres muchachos, incluyendo a  su padre, simplemente por haber intentado huir de Cuba:   
Alicia Alonso Miguel Barnet Leo Brouwer Octavio Cortázar Abelardo Estorino Roberto Fabelo Pablo Armando Fernández Roberto Fernández Retamar Julio García Espinosa Fina García Marruz Harold Gramatges Alfredo Guevara Eusebio Leal José Loyola Carlos Martí Nancy Morejón Senel Paz Amaury Pérez Graziella Pogolotti César Portillo de la Luz Omara Portuondo Raquel Revuelta Silvio Rodríguez Humberto Solás Marta Valdés Chucho Valdés Cintio Vitier



PROHIBIDO OLVIDAR

VIDEO: Todos Somos Resistencia

Sunday, March 13, 2011

Rueda de Prensa: Winnie Biscet conversará con su padre desde Miami

Sunday 13 march 2011 7 13 /03 /Mar /2011 17:43
  

Press conf manana Monday @Casa de los Presos in Little Havana w/newly released pol priz Dr Oscar Elias Biscet on fone.
 Tomado de Voz del Destierro: JUAN CARLOS HERRERA ACOSTA


Winnie_Biscet-1-.jpg images[1]

FECHA:   Lunes, 14 de marzo de 2011
HORA:     11:30 a.m.
LUGAR:   Presidio Político Histórico – La Casa del Preso
1140 SW 13 Avenue
Miami, FL 33135
 
MIAMI-- Winnie Biscet, hija del recién excarcelado prisionero de conciencia y médico cubano, el Dr. Oscar Elías Biscet, celebrará una rueda de prensa en Miami durante la cual estabelecerá contacto telefónico con su padre en La Habana.
 
Se le invita a los medios noticiosos a estar presentes durante esta oportunidad y a realizar entrevistas.
 
###
 
Contact: Rodolfo Rodríguez San Román 305-898-0703
 
 
MEDIA ADVISORY
Winnie Biscet, daughter of former Cuban prisoner of conscience Dr. Oscar Elias Biscet, to speak to her father by telephone
 
DATE:      Monday, March 14, 2011
TIME:       11:30 a.m.
VENUE:    Presidio Político Histórico [Historic Political Prisoners] – La Casa del Preso [The Prisoner's Home]
1140 SW 13 Avenue
Miami, FL 33135
 
 
MIAMI-- Winnie Biscet, the daughter of recently released Cuban prisoner of conscience and physician Dr. Oscar Elias Biscet, will hold a press conference in Miami during which she will make a telephone call to her father in Havana.
 
The news media are invited to attend this conversation and to conduct interviews.

Tres generaciones de desterrados

 ABC Internacional

 Link Zoe Valdes

Víctor Rolando vivió en Cuba en una celda de 4 metros cuadrados. Ahora rehace su vida con su mujer, su hija y su nieto en Madrid

Día 13/03/2011 - 04.41h

Al poco de llegar a España tras salir de prisión, Víctor Rolando se quedó «impactado» al ver en la Puerta del Sol cómo un grupo de personas «protestaba sin riesgos» contra el régimen castrista. Todavía hoy observa incrédulo por televisión cuando «el Gobierno de Zapatero responde sin brutalidad a las críticas de la oposición». De integridad y valentía probadas para sus compatriotas, Víctor Rolando Arroyo, ex prisionero de conciencia, licenciado en Geografía, nacido en Pinar del Río hace 60 años, fue encarcelado en tres ocasiones por disentir de la dictadura. La última entre la Primavera Negra de 2003 y el 7 de septiembre de 2010, fecha en que aterrizó en España después del compromiso de Raúl Castro de excarcelar a los 52 presos políticos de esa oleada represiva —los últimos del «Grupo de los 75»—, en un diálogo inédito con la Iglesia católica cubana que acompaña el Gobierno español. La condición del menor de los dictadores fue cambiar la celda por el exilio forzado. La mala salud de varios familiares, gran parte secuela del hostigamiento del régimen comunista, pesó a la hora de tomar la decisión.
Un artículo crítico sobre el método del cultivo del tabaco le costó por primera vez la cárcel en 1996. Nueve de los dieciocho meses en una celda de castigo de metro y medio por tres metros con dos peligrosos presos comunes. La segunda fue en el año 2000, cuando participaba en la campaña «Reyes Magos del Milenio», una iniciativa lanzada desde Miami para que en la isla se recuperara esa tradición. Además de perder de nuevo la libertad, le confiscaron los 400 juguetes que había comprado en las tiendas oficiales con dinero enviado para ese fin desde Estados Unidos.
El ex prisionero de conciencia elaboraba proyectos territoriales para el Instituto de Planificación Física de Pinar del Río cuando empezó a disentir de jefes que incumplían los planes. Arroyo, que es católico practicante, comenzó a asistir al Centro de Formación Cívica y Religiosa que dirigía el disidente Dagoberto Valdés. Luego se incorpora a grupos opositores, es promotor del Proyecto Varela, de Oswaldo Payá, y ejerce como bibliotecario y periodista independiente.
Después de los últimos siete años de presidio —con palizas y huelgas de hambre incluidas—, intenta recuperar el tiempo robado a la familia en España. Víctor Rolando Arroyo llegó a Madrid junto a su esposa, Elsa González Padrón, licenciada en Historia, maestra y miembro de las Damas de Blanco. También su hija Nairelys —entonces embarazada de ocho meses y de ese grupo de mujeres de presos— y su familia: Jorge, su marido, instalador de la telefónica estatal Etecsa, y su hijo Jorge Javier, de dos años. Con el disidente cubano viven los dos hijos del primer matrimonio de Elsa, Miguel Ángel y Rainder, de 20 y 24 años, respectivamente.
Un luminoso piso en Móstoles
El hostal Welcome, de Vallecas, fue la primera dirección de los Arroyo en España. Después del nacimiento de Diego Alejandro, el 8 de noviembre en el Hospital Gregorio Marañón, vivieron tres meses en Sigüenza. Siempre con la asistencia de las ONG Cruz Roja, CEAR o Accem, que canalizan la ayuda del Gobierno español. Hasta que el 1 de marzo se trasladan a un luminoso piso de cuatro habitaciones en Móstoles, junto a la Universidad Rey Juan Carlos. «Este tipo de apartamentos en Cuba solo los tiene la elite del régimen», confiesa en voz baja Víctor Rolando. Elsa piensa lo mismo sobre el horno y el microondas que tienen en la cocina, donde preparan el «arroz moro» (con frijoles) y otros platos cubanos que procuran comer a la misma hora que lo harían en su país. Esta familia cubana recibe del Gobierno español, vía las ONG, 740 euros para el alquiler de la vivienda y 580 euros para comida y gastos de la casa.
Mientras espera la respuesta a su petición de asilo político, el disidente cubano se ha creado una rutina que consiste en colaborar con el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, estudiar, leer, pasear, recibir a la creciente comunidad cubana y visitar a su hija, también vecina de Móstoles. Desde julio, han llegado a España 68 presos cubanos, 40 del «Grupo de los 75», aunque una minoría ya se ha marchado a Estados Unidos y un grupo considerable pretende hacer lo mismo. Arroyo manifestó su deseo de permanecer en España.
Esta semana, Nairelys ha cumplido 28 años. Su casa está a un par de paradas de metro de la de Elsa y Víctor Rolando, que le llevan un regalo en una bolsa (jaba para los cubanos) de un hipermercado. La vivienda es algo más pequeña y oscura. Pero están felices con sus dos bebés y unos amigos cubanos que acaban de preparar pescado marinado. Lo celebran con vino tinto. Nairelys y Jorge se han acogido a la protección subsidiaria permanente, que les da derecho al permiso de residencia y trabajo. Pero el joven cubano afirma que no encuentra trabajo, que varias compañías telefónicas le han dicho que «les sobran instaladores». Son conscientes de que han aterrizado en España en el peor momento, con más de cuatro millones de parados.
Una vez encarrilados los problemas médicos, a Víctor Rolando le preocupa su situación legal, laboral y académica por la homologación de los títulos. Sabe que la ayuda oficial española no puede ser eterna. «Estamos en un limbo jurídico y emocional, no tenemos seguridad de nada», se lamenta. El ex preso político afirma que «hace tres meses que tenía que haber recibido respuesta a la petición de asilo político por el procedimiento extraordinario, como nos sugirieron las mismas autoridades españolas que se podía tramitar».
Sin embargo, fuentes oficiales españolas indicaron a ABC que la ley de asilo establece que el plazo para responder es de seis meses prorrogables. A finales de marzo se reúne la comisión interministerial y es previsible, según las mismas fuentes, que se conceda el asilo político a «un número significado» de ex presos políticos cubanos. Los portavoces del Ministerio de Exteriores consultados rechazan que se hallen en un «limbo legal», porque «o bien tienen el estatuto de solicitante de asilo o la protección subsidiaria permanente».
Los jóvenes Rainder y Miguel Ángel se sienten «inseguros» en España, reconoce Elsa, su madre. Sin trabajo y sin poder continuar sus estudios mientras La Habana no cumpla su compromiso de enviar los títulos y expedientes académicos. Otra piedra en el camino para integrarse en la sociedad española. «No pedimos privilegios, sino mayor sensibilidad y comunicación por parte del Gobierno español, que cumplan sus compromisos y le pida al presidente Raúl Castro que lo haga; da la impresión de que no lo ha hecho por nosotros sino para ayudar al régimen cubano a limpiar su imagen ante la Unión Europea», concluye Víctor Rolando Arroyo.

«A España no llegamos en patera»